Julio 2013.

Tarde o temprano se aprende,
lo importante no solo es vivir…
Sino valorar la vida y saber que cualquier día puede ser el último.

Después de mucho tiempo puedo decir que creo que empiezo a sentir algo de felicidad, que hay personas que con sólo una mirada te ponen la piel de gallina,
que pueden hacer que cambies la perspectiva de tu vida,
y te den ganas de querer vivir y hacerte sentirte querida,
personas que en cuestión de segundos, hacen que tu mundo gire 180 grados en solamente dos instantes.

Que sentimiento tan grande,
no hay nada más profundo que mirar a una persona y que no haga falta decir nada, sentir tranquilidad,
ver en sus ojos la profundidad de una mirada que te da paz, amor.
Una mirada que está llena de deseo,
haciéndote sentir que en ese momento lo único que existe en el mundo son esos cuatro ojos mirándose como si no hubiera nada más alrededor que pueda interrumpir semejante sentimiento de alegría, deseo y comprensión…

Porque hay veces que las cosas más grandes vienen cuando menos las esperas y que los sentimientos más espectaculares son con las cosas más pequeñas…

 

Este texto lo escribí en Julio de 2013,
el año que cambió mi vida, mi rumbo, mi desorden.
Cuando aprendí a masticar la felicidad y no atragantarme.

firma

9 comentarios en “Julio 2013.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s