Sólo tú tienes la cura.

Mátame y hazme el boca boca,
así, la bocanada de aire me sabrá realmente a ti…
será ese poquito de oxígeno, que ni si quiera se aprecia con el tacto, lo que me devuelva la vida,
lo que me haga sentir de verdad, que llevo una parte de ti en algún rincón de los alveolos de mis pulmones.

Hazme llorar,
deja que caigan las lágrimas por mis mejillas,
que mis ojos se inunden de sentimientos…
pero al mismo tiempo, sécalas con las yemas de tus dedos y abrázame tan fuerte que se corte la hemorragia producida en mis ojos,
como si trataras de hacer un torniquete.

Sácame de quicio, vuélveme loca,
pero al mismo tiempo enséñame la cura, o dame un par de antipsicóticos.

firma

Anuncios