Ella es la mayor.

Atrevida, espontánea, esporádica, traviesa, alegre…
Son sólo unos pocos, de los muchos adjetivos que podría adjudicarle.

Son muchos los sentimientos que me ha dado la oportunidad de experimentar,
tantas las situaciones en las que ha estado a mi lado, y tantos los momentos en los que he sentido su apoyo incondicional.
Son tantas cosas las que pienso cada vez que la miro a la cara,
mares de ideas y sentimientos que es capaz de despertar en mi interior.

Envidia sana es lo que me hace sentir muchas de las veces que la miro.
Guapa, sexy, segura y sobre todo directa, son sólo unas pocas palabras que me gustaría robarle…O que por lo menos me diera una “a” o una “e” de esa mezcla de letras que la definen.

Chica con carácter, a veces un poco complicado de entender o simplemente de aceptar, pero es lo que la hace diferente y lo que en parte, la hace especial…
El no saber si te va a responder, con una hostia o con un beso de esos que a veces te da sin esperarlo.

Es muy complicado intentar sacar de mi interior en claro, algo que pueda hacer que se acerque un poquito a hacerse una idea, de la imagen que tengo de ella, o de lo que significa para mi…

Porque verla llorar,
es verme a mi reflejada en un espejo con el agua salada saliendo de mis ojos,
verla reír,
es sentir como las comisuras de mis labios se elevan sin querer,
su tranquilidad, es la mía…
Y su bienestar, es hacer que yo duerma en una nube de algodón.

Hay veces que me gustaría estrujarla tan fuerte, que hasta me daría miedo dejarla sin respiración…
La quiero tanto tanto, que es complicado expresarlo con tan sólo unas pocas palabras, o unas frases espontáneas escritas por mis pulgares en una pantalla de teléfono…

Es como si ella formará una parte inmensa de mi corazón,
que hace que sea capaz de bombear sangre y darle esa fuerza que forma parte de mis latidos.

Gracias a ella, he conseguido pulir un poco más, muchos aspectos de mi persona, y gracias a ella me he sentido fuerte en muchas de las situaciones y circunstancias que me van acompañando a lo largo de mis días.

Su apoyo es esencial para mi, y su aceptación algo incondicional que siempre voy a necesitar, porque es una persona única de las pocas que existen en el mundo.

Si tuviera que decir algo en una frase de lo que significa para mi,
diría que es la manecilla grande del reloj que marca la hora, en los días de mi vida,
las cerdas para el cepillo de dientes,
o el mango para la sartén,
algo necesario para completar un todo.
Porque decirle te quiero no es suficiente.

¡¡¡¡Muchas felicidades!!!!
firma

Anuncios