Le daría mis alas.

Dos copas de vino casi vacías sobre la mesa,
música de fondo que hace de actor secundario,
dos corazones latiendo a distinto ritmo,
pero con la misma graduación alcohólica circulando por sus venas.

El calor de la calefacción va haciendo su efecto,
y se nota más a medida que la botella de vino va disminuyendo.
Fuera hace viento y seguramente las ramas de los árboles se muevan al ritmo que él decida,
pero es algo secundario en lo que mi mente no está pensando,
todo lo que esté de puertas hacia fuera en este momento no me interesa,
da la casualidad que tengo a mi mundo entre cuatro paredes.

No hacen falta las palabras,
pero si las caricias,
son las causantes de mi piel de gallina.

Pienso muchas cosas al mismo tiempo,
me suele pasar cuando le miro,
tengo muchas palabras en mi mente,
pero es mejor que se ausenten.

Es una noche especial,
siempre lo es en cualquier lugar,
en cualquier momento,
si siento su aliento,
sus besos,
sus manos,
son mis regalos.

Si yo fuera un hada le daría mis alas,
Y si fuera maga de daría mi vara.

firma

Porque es imposible no quererte.

Te quiero… 
Porque te has convertido en el centro de mi mundo.
Porque ya no soy capaz de estar sin ti.
Porque siempre me escuchas.
Porque te preocupas por mí.
Porque sólo con mirarme haces que sonría.
Porque me cuentas tus cosas y además escuchas las mías.
Porque me encanta la forma en la que me miras.
Porque al tocarte me siento completa.
Porque cuando te abrazo se me olvida todo lo demás.
Porque tus besos me hacen sentir una princesa.
Porque cuentas conmigo.
Porque te necesito.
Porque eres increíble.
Porque eres mi sueño hecho realidad.
Porque has hecho que de mi cara desaparezcan las lágrimas.
Porque eres el me encantas más sincero que he dicho nunca.
Porque no soy capaz de dormirme sin ser tú en lo último que pienso.
Porque al despertarme tu nombre es lo que oigo en mi cabeza.
Porque me has enseñado una forma de querer que desconocía.
Porque me encanta mirarte.
Porque tus ojos me dicen algo que nunca otros ojos me habían dicho.
Porque es imposible no quererte…

firma

Como una noche de estrellas fugaces.

Como un bombón que tiene una envoltura de esas que son tan bonitas que te cuesta desenvolver,
como ese papel que envuelve el regalo y te da pena romper por los garabatos que le hacen especial,
como el huevito amarillo que esconde dentro la sorpresa del huevo kínder.
Algo que por fuera ya es increíble…
Pero que por dentro pone la piel de gallina.

Dentro de estos diferentes tipos de envolturas especiales esta la sorpresa,
lo verdaderamente alucinante,
tu esencia,
tu yo en primera persona.

Eres tan alucinante por fuera,
que parece que sea imposible que lo que guardas en tu interior pueda superarlo,
y puedo decir a ciencia cierta que los imposibles existen,
y este es un ejemplo.
Eres incluso más alucinante en tu interior…

Seguro de ti mismo,
extrovertido,
con los pies en el suelo,
maduro, con las ideas muy claras,
envidiable, admirable, inteligente,
especial cada segundo del día,
fuerte como una barra de hierro,
tierno como una rebanada de pan bimbo,
alucinante, como una noche de estrellas fugaces…

Con toda la cantidad de gente que hay en el mundo,
no puedo creer que haya encontrado a la persona que me completa tan al 100%,
como la ficha de puzzle que termina el dibujo…

firma