Dejemos la cordura.

Dejemos la cordura y volvámonos locos.

Saboreemos cada segundo compartido de cada día.

Tiremos por la ventanilla las subidas de voz y las discusiones sin fundamento.

Cómeme como si fuera el único alimento que tuvieras en la nevera.

Tócame como si fuera la última vez que pudieras experimentar el sentido del tacto.

Bésame como si mañana no tuvieras labios.

Mírame y mátame con tu mirada,
como si fuera la última vez que tuvieras los ojos sobre sus cuencas.

Repite lo mismo todos los días,
sin cansarte de mí en ningún momento,
como si cada día fuera la primera vez que me vieras.

firma

9 comentarios en “Dejemos la cordura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s