Mi carretera asfaltada.

Acojonada,
esa es la palabra,
y en parte, es de las sensaciones que más tiene que ver con este sentimiento que mucha gente tiene en la boca,
y poca sabe su significado (hablo del amor).

Acojonada,
por darme cuenta de lo fundamental que es él en mi vida,
que sin yo quererlo, se ha convertido en la carretera asfaltada por la que quiero circular,
en mi vía de servicio favorita.

Acojonada,
porque quiero que sea para siempre,
que no tenga fecha de caducidad,
y eso es algo que nunca podré saber a ciencia cierta.

Está claro que siempre existe otro camino lleno de piedras y baches,
algo más complicado, por el que se puede tirar, se puede seguir adelante,
pero de manera más complicada, o desde mi punto de vista, más infeliz.

Yo quiero que mi camino sea esa carretera asfaltada,
que no tenga que desviarme en ningún momento a lo largo de los kilómetros que los latidos de mi corazón me dan para vivir.

Porque para mí la esta carretera es mi felicidad,
es la cuerda que tira de las comisuras de mi boca hacia el cielo,
y me deja la mente en blanco.

firma

8 comentarios en “Mi carretera asfaltada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s