Como una noche de estrellas fugaces.

Como un bombón que tiene una envoltura de esas que son tan bonitas que te cuesta desenvolver,
como ese papel que envuelve el regalo y te da pena romper por los garabatos que le hacen especial,
como el huevito amarillo que esconde dentro la sorpresa del huevo kínder.
Algo que por fuera ya es increíble…
Pero que por dentro pone la piel de gallina.

Dentro de estos diferentes tipos de envolturas especiales esta la sorpresa,
lo verdaderamente alucinante,
tu esencia,
tu yo en primera persona.

Eres tan alucinante por fuera,
que parece que sea imposible que lo que guardas en tu interior pueda superarlo,
y puedo decir a ciencia cierta que los imposibles existen,
y este es un ejemplo.
Eres incluso más alucinante en tu interior…

Seguro de ti mismo,
extrovertido,
con los pies en el suelo,
maduro, con las ideas muy claras,
envidiable, admirable, inteligente,
especial cada segundo del día,
fuerte como una barra de hierro,
tierno como una rebanada de pan bimbo,
alucinante, como una noche de estrellas fugaces…

Con toda la cantidad de gente que hay en el mundo,
no puedo creer que haya encontrado a la persona que me completa tan al 100%,
como la ficha de puzzle que termina el dibujo…

firma

4 comentarios en “Como una noche de estrellas fugaces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s